Cursos de Kinesiotaping

Apoyo para el trastorno límite de personalidad

Es un trastorno de la personalidad que afecta aproximadamente al 2% de la población, siendo mujeres las que más lo padecen. Es más frecuente entre personas que tienen familiares que sufren este mismo trastorno u otros (trastorno antisocial, trastornos depresivos, dependencia de alcohol o drogas, son un ejemplo) o en niños que has sufrido maltrato, abusos, que han perdido a sus padres, los que han tenido una educación negligente y niños con padres con inestabilidad emocional o comportamientos impredecibles.

Pero, ¿Cómo podemos ayudar a quien lo padece?

Busca información sobre el trastorno límite de la personalidad. Entiende qué es, compréndelo. Para ayudar, primero hay que comprender.

Ayúdale a que reciba el diagnóstico y el tratamiento adecuado si aún no hubiera visitado a un especialista. Acompáñale en el proceso.

Acompáñale a sus visitas con el profesional para no sienta que está abandonado.

Ofrécele apoyo emocional. Es importante que seas comprensivo y paciente. Sé empático con él, porque aunque debe aprender a comportarse mejor y puede mejorar, en ocasiones es muy difícil que no actúe como lo hace, y quien más lo sufre es la persona con TLP.

Inclúyele en algunos de tus planes para que vea que le tienes en cuenta. Evita herir sus sentimientos.

No toleres mentiras, chantajes o tratos abusivos por parte de la persona con TLP.

Cuándo haya un momento de crisis no te tomes las cosas de forma personal, piensa que no actúa así porque haya decidido hacerlo, la mayoría de las ocasiones no puede evitarlo.8

No sobreprotejas a la persona con TLP, tampoco sientas pena. También tienen que tener la oportunidad de cometer errores y aprender de ellos.9

Si alguna vez la persona con TLP empieza a obsesionarse con el pasado, intenta desviar la atención al presente. Intenta que viva en el “aquí y ahora”.10

Una persona con TLP, sufre. Ser emocionalmente inestable puede llegar a ser muy abrumador y en el fondo todos ellos quieren mejorar para poder dejar de sufrir. Hazle comprender que estás a su lado para ayudarle a mejorar y que debe poner por su parte fuerza de voluntad.

Si lo ves necesario acude a grupos de apoyo. Relacionarse con personas que pasan por lo mismo puede ayudar a ampliar la perspectiva y ver las cosas de diferente modo.

Con información de
https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *