Cursos de Kinesiotaping

Causas de la retención de líquidos y mala circulación

Con la llegada del verano y por consiguiente el aumento de las temperaturas somos muchos los que sufrimos de piernas hinchadas, cansadas Esto se debe a la dilatación de las venas, que entorpece el retorno de la sangre hacia el corazón, y se produce la retención de líquidos. En invierno también tenemos que cuidarnos y seguir tratando la reteción de líquidos y la mala circulación.

No obstante, existen muchos más factores que influyen para la mala circulación. Algunos de ellos son:

La mala alimentación

El consumo en grandes cantidades de comida basura o grasas animales estimula la producción de colesterol, lo que conlleva a una reducción de las vías circulatorias que dificultan el flujo normal de la sangre por el cuerpo llegando incluso a producir infartos o enfermedades crónicas. Igualmente la falta de fibra y potasio, y el exceso de sodio en la dieta también son factores importantes.

Hábitos como el tabaquismo, alcohol y la cafeína

Son totalmente insalubres, ya que aumentan el ritmo cardiaco y a su vez la presión arterial, y son desencadenantes de gran cantidad de patologías en diferentes sistemas corporales.

El deporte y la actividad física

También poseen grande importancia, la falta de su práctica priva al sistema circulatorio de que trabaje de forma más eficaz y eficiente, recuerda siempre en todas las disfunciones de circulación el ejercicio aeróbico (cardiovascular) es siempre beneficioso.

La ropa ajustada

En algunos casos, la ropa muy ajustada (camisetas, telas de spandex o mallas deportivas, pantalones vaqueros…) puede disminuir la circulación de la sangre, sobre todo en la región pélvica así como en miembros inferiores, la ropa interior muy ajustada tampoco es recomendada.

El Estrés

produce nudos en los músculos y pueden restringir el flujo de sangre que va al corazón y a otros órganos importantes.

Deshidratación

La falta de agua en el organismo produce sangre más densa y con más dificultad para circular.

Edad

A medida que envejecemos, como proceso natural de la vida la circulación va siendo más defectuosa, e inclusive en la tercera edad el médico puede indicar algunas medicinas para mejorar la circulación.

Enfermedades

Arteriosclerosis, trombosis venosa, enfermedad vascular periférica, enfermedad arterial periférica, fenómeno de Raynoud…Según el colegio de farmacéuticos de Barcelona, algunos de los síntomas que derivan de la mala circulación son el dolor generalizado o localizado en las varices, cansancio, calambres, hormigueos, sensación de calor, picores, hinchazón, e incluso aparición de arañas vasculares o celulitis.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *