Cursos de Kinesiotaping

Combate la alergia a las mascotas

Estornudos, escozor en los ojos, tos, dificultades para respirar, erupciones cutáneas…, son muchos los síntomas que pueden alertar del padecimiento de alergia a un animal doméstico, siendo los perros y los gatos los que más riesgo tienen de provocarla cuando conviven con sus dueños.

Si acudes al médico y el diagnóstico realmente te confirma que tienes alergia a tu mascota, seguramente estarás preocupado por tu salud pero también por el vínculo tan especial que te une a ella. Aún así, no debes preocuparte en exceso, pues adoptando una serie de medidas y extremando las precauciones podrás seguir conviviendo con tu animal y evitar que los síntomas de la alergia se intensifiquen, aunque siempre deberás seguir las instrucciones de tu médico.

Las personas que tienen alergia a algún animal de pelo o plumas al entrar en contacto con las partículas de la caspa, el pelo, la orina o la saliva de este pueden experimentar una serie de síntomas distintos, entre los cuales son comunes los estornudos, el moqueo, el picor de ojos o lagrimeo, la tos, los picores en la piel o la aparición de manchas rojizas en la misma, entre otros.

Lo más conveniente ante la sospecha de tener alergia a las mascotas con las que se convivan es acudir al médico para recibir un diagnóstico seguro, iniciar un tratamiento si es necesario y seguir todas las instrucciones facilitadas por el especialista en cada caso.

A pesar de que el tratamiento más adecuado en caso de alergia a las mascotas es prescindir del animal en cuestión,no tienes por qué pensar en deshacerte de tu fiel compañero, pues hay una serie de medidas que si se llevan a cabo ayudan a mantener controlada la alergia y permiten minimizar los síntomas de la misma.

En primer lugar, la persona alérgica debe evitar el contacto directo con el animal todo lo que sea posible y, en caso de tocarlo, es importante que, posteriormente, se lave las manos con rapidez para evitar que los síntomas de la alergia aparezcan. Así mismo, también es conveniente que el animal no entre en la habitación en la que duerme la persona afectada, pues así ese espacio se podrá mantener siempre libre de alérgenos. Teniendo esto en cuenta, es obvio que se debe impedir que la mascota duerma con ella o que se tumbe en su cama.

Por otro lado, también se debe evitar que el animal se suba al sofá. Para ello, es importante acomodarle una camita cerca de este para que pueda tumbarse allí cómodamente. En los momentos en los que no haya nadie en casa, es recomendable cubrir el sofá con una funda o sábana para mantenerlo protegido en el caso de que se suba, así al llegar a casa la sábana podrá retirarse y lavarse.

Cuando una persona alérgica a un animal convive con este en el mismo espacio es necesario extremar la limpieza de los espacios de la vivienda. Es esencial limpiar los suelos y el mobiliario con regularidad, pasar la aspiradora procurando que esta cuente con un filtro muy potente y ventilar la casa con frecuencia. Se debe evitar barrer las estancias para no levantar el polvo.

Las sustancias responsables de la alergia se adhieren y acumulan con muchísimas facilidad en las alfombras, las moquetas, las cortinas, los cojines y las mantas. Por ello, es conveniente mantener estos tejidos fuera del alcance del animal y, si es posible, prescindir de ellos. En el caso de que se desee tener alfombras en el suelo, estas deben ser de pelo corto y de un tamaño reducido para poder limpiarlas en profundidad regularmente. Lo más aconsejable son los suelos de parqué o madera, pues en ellos no se acumulan tantos alérgenos y, además, son más fáciles de limpiar.

Otra medida a considerar para combatir la alergia a las mascotas cuando se ha decidido convivir con ellas es la de instalar purificadores de aire. Estos son aparatos eléctricos que permiten mejorar la calidad del aire que se respira en los espacios de la casa y que pueden llegar a disminuir hasta en un 90% la presencia de alérgenos en el aire.

Si además de estos aparatos, quieres saber cuáles son las plantas que purifican el aire y que pueden ayudarte a eliminar elementos tóxicos del ambientes, no dudes en consultar el artículo para descubrirlo.

Por otra parte, además de las medidas de limpieza del hogar también hay una serie de cuidados o aspectos referentes a la mascota que se deben tener en cuenta para mantener la alergia controlada y evitar sus síntomas:

  • En el caso de que no sea contraproducente para la salud de la mascota peluda (perro, gato, conejo), es aconsejable bañarla una vez al mes con un jabón especial perfectamente adaptado a las necesidades de su piel. Aunque lo ideal, sería llevar al animal a un centro para que lo bañen y lo aseen allí.
  • Lavar con frecuencia la cama y todos los utensilios de la mascota. Si es posible, es preferible que la persona alérgica no realice las tareas de limpieza o cuidados que requiera el animal.
  • Cepillar el pelo de la mascota fuera de casa para que no queden pelos en el interior de las estancias.
  • Cortarle el pelo al animal en el caso de que lo tenga muy largo y esta acción no suponga ningún tipo de riesgo para su salud.
  • En el caso de que la mascota viva en una jaula, es importante que esta se limpie también con frecuencia.
  • Si se juega con el animal o se acaricia, es fundamental que la persona alérgica no se toque la cara y que desinfecte sus manos de inmediato con agua y un jabón desinfectante.

Aquellas personas que tienen alergia a los perros o los gatos pero que quieran tener a uno de estos animales como mascota, pueden decantarse por las llamadas «razas antialérgicas», pues hay razas de perro pequeñas de pelo corto, así como razas de gato de pelo corto, e incluso razas de gato sin pelo.

Con información de https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *