Cursos de Kinesiotaping

Cómo afecta la hipercolesterolemia familiar el día a día de una persona

Como el colesterol no puede entrar en el hígado se acumula en otros tejidos. Esto produce que aparezcan depósitos de grasa:

Cuando aparecen en la piel se denominan xantomas. Aparecen principalmente en las articulaciones, como el codo o en la rodilla. Son bultos blandos que no tienen mayor significado pero que pueden servir para sospechar la patología.

Son placas blanco-amarillentas de distinto tamaño. Se forman porque los macrófagos de la piel y los tendones, células del sistema inmune, intentan digerir los lípidos y se acumulan. Los macrófagos cargados de grasas se denominan cuerpos espumosos.

Los depósitos de grasa en los párpados se llaman xantelasmas. Son similares a los xantomas, tumoraciones en los párpados de carácter benigno. También pueden estar presentes en otras alteraciones metabólicas como la diabetes mellitus.

Estos hallazgos sirven para sospechar y diagnosticar la enfermedad, aunque no suponen gravedad. El problema principal de unos niveles elevados de colesterol es su efecto en los vasos.

Las vesículas de colesterol LDL, junto con otras sustancias se acumulan en la pared de las arterias.Con el tiempo, se forman en los vasos placas con estas sustancias, que se llaman placas de ateroma. También se endurece la pared de los vasos, que se hace menos flexible al paso de sangre. Es lo que se conoce como aterosclerosis.

Esto puede acabar estrechando la luz de las arterias, dificultando el paso de la sangre. Cuando una arteria se obstruye la sangre no llega a los tejidos que dependen de la misma.

Esto puede producir que las células mueran, se denomina necrosis, y es lo que se llama infarto. En función del territorio que se quede sin sangre se habla de infarto de miocardio (músculo del corazón), infarto cerebral…

Por esta razón, unos niveles elevados de colesterol en sangre favorecen a sufrir infartos a edades tempranas. También intervienen otros factores como el tabaco o alteraciones metabólicas, como la diabetes.

Con información de https://mejorconsalud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *