Cursos de Kinesiotaping

Cómo cuidar a pacientes en cama

El envejecimiento de la población debido al aumento de la esperanza de vida, personas con discapacidades, o lesiones y fracturas en las extremidades son algunos de los motivos que obligan a un gran número de enfermos a tener que estar inmovilizados en cama.  

Estas personas necesitan una atención y cuidado especial y, en muchas ocasiones, son los familiares en casa quienes realizan estas tareas sin tener ninguna formación o conocimientos específicos al respecto.

Respiración

– Deberéis mantenerles las vías respiratorias limpias.- Favorecer posturas que le permitan la respiración.- Mantener un entorno ventilado y libre de humos.

Alimentación

– La preparación debe facilitar la masticación y la digestión, por lo que conviene evitar el exceso de fritos, así como la carne u otros alimentos de masticación difícil.- Mantened a la persona sentada para comer, siempre que sea posible.- Realizad una buena higiene después de las comidas.

Orinar y evacuar

– Debéis tener en cuenta la cantidad, frecuencia, el aspecto, la dificultar para orinar o defecar, el estilo de vida, la incontinencia urinaria de la persona, así como también posible trastornos digestivos (diarrea, estreñimiento, flatulencias…).- En caso de que el enfermo lleve sonda, será necesario que beba unos seis vasos de líquido al día como mínimo, deberéis realizar la higiene genital dos veces al día, evitar que la sonda esté tensa o se hagan pliegues y evitar la manipulaciones innecesarias para evitar el riesgo de infección.

Mobilidad

– Favoreced los cambios de postura y las curas de la piel.- Hacedle practicar ejercicios físicos para mantener la fuerza muscular y evitar atrofias.- Buscad las posiciones confortables mediante cojines, mantas, etc.- Evitad que la persona pase muchas horas en la misma postura.

Higiene y protección de la piel

– Dedicad tiempo a la higiene, ya que aumentará el bienestar y autoestima del enfermo. Siempre deberéis respetar en la medida de lo posible los deseos e intimidad del paciente.- Preparad todo lo necesario antes de empezar: palangana con agua caliente, toallas, jabón neutro y esponja suave, colonia y crema hidratante, cepillo de dientes y peine.- El orden recomendado en la higiene diaria es: cuello y cara, brazos y manos, tórax, piernas y pies, genitales, espalda y cabello.

Evitar peligros

– Prevenid las posibles caídas de la cama, por medio de barandillas u otros elementos.- Procurad que los interruptores de la luz y enchufes estén situados en lugares de fácil acceso.- Adecuad los cuartos de baño con accesorios de soporte y antiresbalantes, y tratad de eliminar las barreras arquitectónicas.- Procurad que los objetos de uso frecuente estén a su alcance.

Realización personal

– Evitad tratar a la persona como si fuera un niño/a.- Tened siempre presentes sus capacidades.- Potenciad que haga tareas compartidas con vosotros.

Con información de
https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *