Cursos de Kinesiotaping

Crisis de epilepsia

Las epilepsias son un trastorno cerebral que puede ser ocasionado por un traumatismo en la cabeza, puede tener origen genético o ser el resultado de un tumor cerebral o enfermedades vasculares cerebrales. Una crisis comicial aparece cuando se presentan cambios permanentes en el tejido cerebral por lo que el cerebro envía señales al organismo y éstas se manifiestan a través de las convulsiones.

Para reconocer una crisis de epilepsia es importante que sepamos que la clínica que manifiesta la persona durante la crisis comicial varía según la zona del cerebro que esté afectada o la causa originaria de la epilepsia.

La epilepsia puede ser precedida o no por el aura. El aura es una señal anterior a la crisis que anuncia la llegada de la crisis comicial mediante síntomas específicos en el paciente. El aura es variable para las personas que sufren epilepsia, según el origen y la zona cerebral afectada se desarrolla un tipo de señal u otro.

Existen diferentes tipos de auras y es posible que solo la persona pueda reconocerlas, aún así algunas se exteriorizan. Cuando estas se repiten en diferentes episodios el paciente sabe que tras la aparición del aura tendrá una crisis comicial. Las auras pueden ser:

  • Motoras: detención del movimiento, desviación de la mirada, vocalización de sonidos.
  • Psíquicas: trastorno para la comprensión o expresión del lenguaje, percepción de deja-vú, percepción de melodías o sentimientos no relacionados en el momento (miedo, ira,..).
  • Automáticas: sensación epigástrica, náuseas, deseo inminente de orinar o defecar, alteración de la frecuencia cardíaca.
  • Sensitivas: alteraciones a nivel auditivo (escuchar un pitido), visual (ver luces, colores,…), olfatorias (percibir un olor desagradable), gustativas (percibir un sabor) y vertiginosas (sentir vértigo).

En las crisis comiciales también aparecen las ausencias que se producen durante unos 15 segundos debido a una actividad eléctrica del cerebro anormal. Se suelen identificar porque la persona mantiene una mirada fija, hay ausencia de movimiento, torpeza con las manos, masticación, temblor palpebral, interrupción del discurso, …

Cuando hablamos de epilepsia nos referimos a una enfermedad en que las convulsiones son crónicas y repetitivas. Las convulsiones tonicoclónicas generalizadas se desarrollan con rigidez muscular, seguida por contracciones musculares violentas y pérdida de conciencia.

Por ello identificamos a un individuo que se desploma y da pequeños botes ocasionados por el cambio de la tensión muscular.

Durante la convulsión debida a un ataque de epilepsia también podemos observar que la persona aprieta los dientes, relaja los esfínteres (urinario y/o fecal), se muerde el labio, presenta dificultad respiratoria y/o un cambio en la coloración de la piel tirando a azulado.

Ante una crisis comicial lo más importante es: no intentar parar la convulsión con medios físicos, proteger al paciente del entorno (previniendo contusiones y lesiones) y si es la primera vez avisar a un profesional.

Con información de
https://salud.uncomo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *