Cursos de Kinesiotaping

Ejercicios durante la menopausia

Es importante que tengas en cuenta tus condiciones físicas, las características de tu organismo y tu edad. Ello se debe a que no podrás realizar la misma actividad si has practicado actividad física regularmente desde la infancia, que si, por el contrario, has tenido una vida sedentaria y padeces sobrepeso. Del mismo modo, es bueno que consultes con un profesional que te aconseje sobre el tipo de ejercicio por el que tienes que empezar.

Distribución del ejercicio

Para iniciar el hábito del ejercicio físico, lo mejor es comenzar con actividades al alcance de cualquier mujer. Es por ello que te recomendamos caminar y nadar con frecuencia, de modo que aumentes progresivamente tanto su intensidad como la frecuencia de su realización.

Con respecto a la duración de las sesiones, si eres de esas mujeres que lleva tiempo sin practicar deporte o, por el contrario, nunca lo has hecho, lo mejor es que comiences con sesiones de media hora dos veces por semana, y que cuando lleves un tiempo, aumentes la duración y la regularidad.

Tipos de ejercicios físicos

Lo más importante es que lleves a cabo la realización de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, así como que los combines entre sí. Estos pueden llevarse a cabo a través de distintas actividades, tanto al aire libre como en tu casa o en el gimnasio.

En alusión a los ejercicios aeróbicos, los más beneficiosos para practicar ejercicio durante la menopausia son la marcha, el baile, la bicicleta y la gimnasia de mantenimiento. Con respecto a los anaeróbicos, es bueno que lleves a cabo levantamiento de pesas de poco peso, abdominales o carreras de corta duración.

Muchas mujeres también practican otras actividades aconsejadas para la menopausia. Estas son el yoga y el pilates, por su capacidad de mejorar la flexibilidad y resistencia de las practicantes.

Consejos

Es importante que realices estiramientos previos y posteriores a la actividad física que vayas a realizar, esto te ayudará a evitar las lesiones y fomentar la relajación del cuerpo.

Sé constante en la realización y procura, los días en que tengas poco tiempo, realizar ejercicios más breves. Así, procura andar para ir al trabajo o trasladarte a cualquier tipo de gestión a pie.

Con información de
https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *