Cursos de Kinesiotaping

Evita la indigestión

Todos hemos padecido alguna vez aquella sensación de haber comido mucho o que algo nos ha sentado mal, es decir, una indigestión o empacho. Es por ello que somos conscientes de que resulta una situación muy incómodo e incluso dolorosa que impide realizar actividades cotidianas con normalidad.

Aunque la dispepsia -como se conoce médicamente a esta afección- puede deberse a muchas causas, existen algunas recomendaciones para tratar de prevenirla.

En primer lugar, debes saber que la indigestión o dispepsia es una sensación de malestar estomacal que puede producirse por causas muy diversas y que, en ocasiones, es evidencia de alguna patología más grave. Así pues, es posible que el empacho -nombre común para esta afección- o indigestión se deba a:

  • Ingerir grandes cantidades de comida
  • Comer demasiado rápido
  • Alimentos muy condimentados o grasosos
  • Nerviosismo
  • Exceso de cafeína
  • Alcoholismo
  • Dieta rica en fibra
  • Fumar en exceso
  • Determinados medicamentos
  • Enfermedades o alteraciones del sistema digestivo: gastritisúlcerascálculospancreatitis, etc.

En caso de que la indigestión se convierta en un hecho recurrente y demasiado habitual, será fundamental que el médico realice una exploración profunda y las pruebas necesarias para determinar el motivo por el que se produce.

Del mismo modo, es recomendable que conozcas a fondo los síntomas de la indigestión para así reconocer esta afección gastrointestinal con mayor facilidad:

  • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • Ardor y pesadez estomacal.
  • Acumulación de gases o flatulencias.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Inflamación abdominal.
  • Eructos.
  • Pérdida o disminución del apetito.
  • Náuseas y vómitos, aunque no siempre.

De este modo, a la hora de prevenir la indigestión, resulta fundamental seguir unos correctos hábitos alimenticios, tanto en referencia a los alimentos que consumimos como en lo que respecta a la forma de comer. Por ello, tendremos que seguir siempre una dieta equilibrada, evitando las comidas demasiado condimentadas, picantes o grasientas que pueden desencadenar este malestar estomacal.

También será indispensable tomar como costumbre el hecho de comer despacio y sin prisa, puesto que el ansia que nos lleva a comer deprisa también son comúnmente motivo de indigestiones. Así que tómate tu tiempo, come sentado y tranquilamente, asegurándote de masticar correctamente antes de tragar.

Así mismo, será muy importante evitar aquellos condicionantes que pueden aumentar la probabilidad de indigestión como son el tabaco y las bebidas alcohólicas, que además resultan perjudiciales para muchos otros aspectos de la salud del organismo.

En caso de que fumes habitualmente, será necesario que trates de dejar de fumar o, como mínimo, reduzcas el número de cigarrillos diarios para así evitar también la indigestión. Respecto al alcohol, también deberás reducir la ingesta de alcohol por el hecho de que es un irritante de la mucosa estomacal y, por consiguiente, empeorará tu condición.

A la hora de prevenir la indigestión, también deberás evitar hacer deporte o realizar ejercicio y esfuerzos inmediatamente después de comer. Y es que esto podría alterar el proceso de digestión y desencadenar esta sensación de malestar gástrico.

De esta manera, deberás buscar un horario más adecuado para mantenerte en forma, como puede ser después del trabajo o al salir de clase, o al menos esperar un tiempo prudencial después de comer.

Por otro lado, algunos fármacos pueden provocarte indigestión, así como el hecho de tomarlos con el estómago vacío. De este modo, será indispensable que sigas las recomendaciones de tu médico en cuanto a la hora de tomarte la medicación así como también la forma de hacerlo: acompañado de agua, durante las comidas, después de comer, etc.

Y es que tomar medicamentos con el estómago vacío puede ser también motivo de indigestión o incluso de problemas estomacales más graves. Recuerda que la automedicación está totalmente contraindicada, ya que puede tener graves consecuencias para tu salud.

Así mismo, si quieres prevenir la indigestión, deberás controlar los nerviosy seguir una vida relajada; de lo contrario, el estrés y nerviosismo pueden fácilmente conllevar indigestiones frecuentes. De esta manera, deberás aprender a dominar las situaciones difíciles y para ello puedes recurrir a técnicas de relajación como:

En caso de que estas recomendaciones no te funciones para prevenir la indigestión y este malestar se produzca de forma recurrente, deberás visitar a tu médico para que pueda examinarte y realizar el diagnóstico adecuado. Probablemente, te derivará al gastroenterólogo para que este especialista pueda llevar a cabo las pruebas pertinentes para tratar de averiguar las causas de tus problemas gástricos y, de este modo, recetarte el tratamiento apropiado.

Con información de
https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *