Cursos de Kinesiotaping

Fisioterapia en enfermedades cardiovasculares

La primera causa de muerte a nivel mundial son las enfermedades cardiovasculares. Al pasar los años se han tomado en cuenta distintos factores de riesgo para controlar la aparición de estas enfermedades (sedentarismo, obesidad, sobrepeso, hipertensión, etc.) También está demostrado que el ejercicio físico previene las enfermedades cardiovasculares, entonces se le indica a pacientes con enfermedades cardiovasculares y personas sanas que deben incluir el ejercicio físico en sus rutinas diarias.

Riesgo

El principal factor de riego para las enfermedades cardiovasculares es el sedentarismo, pero es un factor de riesgo modificable ya que se puede incluir la práctica de ejercicio físico en las rutinas diarias.

Está demostrado que realizar ejercicios físico genera un incremento en la capacidad física, mejora la frecuencia respiratoria y se producen respuestas metabólicas y hemodinámicas que permiten la prevención de enfermedades cardiovasculares. Evitar llevar un estilo de vida sedentario también va a proporcionar una mejor esperanza de vida y más años sin sufrir este tipo de enfermedades.

Aquí te enseñaremos cómo influyen y que factores tomar en cuenta el realizar ejercicio físico en personas con enfermedades cardiovasculares.

Al momento de prescribir ejercicio, el fisioterapeuta debe realizar evaluaciones individuales. Es decir: se toman en cuenta los factores de riesgo y la capacidad que tiene cada persona y los resultados de una prueba de esfuerzo para prescribir la cantidad adecuada de ejercicio.

Al momento de realizar las sesiones de ejercicio en pacientes con enfermedad cardiovascular se debe tomar en cuenta:

Calentamiento durante una sesión de ejercicio para personas con enfermedad cardiovascular

El calentamiento es un proceso que dura aproximadamente de 10 – 15 minutos, con ejercicios de calistenia o dinámicos deben ser de baja intensidad, estiramientos y cualquier otro ejercicio cardiorrespiratorio. Durante esta fase los objetivos que se deben alcanzar son:

  • Conseguir de manera progresiva una frecuencia cardíaca similar a la que va a mantener durante el entrenamiento.
  • Disminuir los riesgos de sufrir complicaciones durante el entrenamiento.
  • Evitar que ocurran daños del sistema musculo-esquelético durante el entrenamiento.

Fase aeróbica o de resistencia durante una sesión de ejercicio para personas con enfermedad cardiovascular

Esta fase ocurre mientras se realiza el entrenamiento como tal. Aquí es importante mencionar que va a depender de:

  • La intensidad: Esta debe mantenerse entre un 45% a 85% de la capacidad funcional del paciente. La intensidad de los ejercicios va a estar determinada por la frecuencia cardiaca que presente el paciente. 
  • Duración: Es recomendable que esta fase tenga una duración de 20 a 60 minutos. Es importante que durante este tiempo el paciente mantenga la intensidad como se mencionó anteriormente para lograr una correcta capacidad funcional.
  • Frecuencia: Los ejercicios se pueden repetir máximo 5 días por semana. Siempre tomando en cuenta la intensidad y duración del mismo, si la intensidad y el tiempo es poco debe ser mayor la frecuencia con la que se realizan los ejercicios.

Fase de enfriamiento durante una sesión de ejercicio para personas con enfermedad cardiovascular

Esta fase incluye caminatas lentas o ejercicios suaves, con una duración de 5 a 10 minutos aproximadamente. Esto con la finalidad de que regrese al corazón la sangre venosa que se acumula en las extremidades durante las fases anteriores.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *