Cursos de Kinesiotaping

Fisioterapia en la playa

Los esguinces de tobillo son muy frecuentes, y en ocasiones, no se terminan de curar correctamente; por lo que puede quedar dolor residual, inestabilidad  y una tendencia a repetirse el esguince en el futuro.

La propiocepción es la fase final de cualquier rehabilitación y en ocasiones se deja de lado. Esta fase de la la puedes realizar tu mismo por tu cuenta o complementar la propiocepción que realizas con el Fisioterapeuta.  Una sencilla manera de hacerlo es dar paseos por la playa, ya que el terreno irregular va a dar mucha y muy valiosa información al cuerpo para que se readapte a su función. 

Lo más indicado, en un primer momento, es pasear por la orilla ya que la arena mojada se encuentra más compactada, por ello es una superficie menos exigente y es mas aconsejable para calentar el tobillo y,  evitar posibles torceduras, a medida que la articulación esta más activa, es recomendable  ir poco a poco hacia arena más seca ya que así aumentas el grado de exigencia para los tejidos.

Ponemos este ejercicio como ejemplo en el esguince,  ya que es una de las lesiones más comunes, pero puedes hacerlo en la fase final de la rehabilitación de casi todas las patologías de la pierna: esguince de ligamento lateral de rodilla,  tras una rotura de ligamento cruzado anterior, después de una fractura cuando se vuelve a caminar después de tener el yeso…

Arenoterapia para la artritis.

La artritis y la artrosis cursan con dolor, este es un dolor que generalmente se ve aliviado con calor. Esta técnica presenta la gran ventaja de que la aplicación de arena sobre la piel no impide que ésta transpire con normalidad y además retiene el calor del sol.

Esta técnica va a hacer que el calor que el sol nos aporta sea mayor y penetre en mayor medida en los tejidos, lo que va a tener un efecto analgésico en las articulaciones afectadas de diferentes procesos reumáticos como pueden ser la artrosis y la artritis.

La técnica de aflicción consiste en hacer un foso y esperar a que la arena que queda en el fondo se caliente un poco. Después, el paciente se tumba y se le cubre otra vez con arena a excepción de la cabeza. Hay que estar 10-20 minutos.

¿Quién puede saltar más olas?

Todos hemos jugado a ir caminando por la orilla, cubriéndonos hasta los tobillos y saltar cada vez que venia una ola. Pero, lo que no sabíamos entonces es que esta técnica era tan buena para los problemas circulatorios de las piernas por ejemplo para las varices, lo que todos conocemos como “piernas cansadas”.

Hay que tener en cuenta que las personas con problemas circulatorios no deben realizar este ejercicio durante periodos muy largos, ya que puede ser contraproducente. La pauta a seguir es la siguiente: realizar este ejercicio de saltar olas durante 10 minutos más o menos, y después secarse al sol, una vez que la persona ha recuperado la temperatura corporal se puede volver a realizar el ejercicio.

Ten en cuenta que…

Los consejos que te hemos dado son generales pero que si tienes alguna patología concreta sería recomendable que hablases tu Fisioterapeuta el te va a recomendar los ejercicios o actividades más recomendables para que realices en la playa y las precauciones que debes tener.

La playa es muy divertida y presenta muchos beneficios, pero también peligros, por ello debemos siempre comprobar la bandera que hay ese día y no tomar riesgos innecesarios. No olvides protegerte del sol y disfruta este verano si tienes la suerte de ir a la playa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *