Cursos de Kinesiotaping

La anestesia epidural, ventajas y riesgos

La anestesia epidural es hoy en día la forma más utilizada de anestesia durante el parto,de hecho las mayoría de los partos en España se realizan bajo anestesia, se estima que alrededor del 80% de los partos se realizan bajo los efectos de la anestesia epidural, sin embargo es recomendable, como ante la toma o administración de cualquier otro fármaco, conocer las ventajas, las desventajas, y los riesgos tanto de recibir la anestesia epidural como de no recibirla.

¿En qué consiste?

La anestesia epidural es un tipo de anestesia local, es decir solo una parte de nuestro cuerpo estará insensible, mientras que seremos en todo momento conscientes de lo que ocurre, esto es imprescindible a la hora del parto, ya que es necesaria la colaboración de la madre. 

La anestesia epidural consiste en, la introducción de anestésicos en el espacio epidural, este espacio está en el canal vertebral por donde discurre la médula espinal, pero fuera de la duramadre la capa más externa que recubre la médula espinal. Este espacio epidrual tiene gran importancia, ya que salvaguarda a la médula de posibles daños por el movimiento o golpes.

¿En qué momento está indicada la anestesia epidural?

La epidural sirve para disminuir o eliminar los dolores de las contracciones durante el parto, la mayoría de los médicos prefieren administrar la anestesia en la fase activa del parto con el fin de evitar la posibilidad de que debido a esta se reduzca el ritmo de las contracciones.

Por otra parte la epidural puede aplicarse casi en cualquier momento excepto si hay una proximidad del parto tal que ya no de tiempo ha surtir efecto, ya que la epidural tarda entre 10 y 20 minutos para hacer efecto.

Ventajas

La ventaja principal es la reducción del dolor, que puede no ser completa, con lo que se reduce en parte el estrés de la madre.

Al ser una anestesia local, la futura madre puede colaborar activamente en el parto. Al administrarse mediante un catéter se puede regular a cantidad de anestésico con relativa facilidad.

En los casos de complicaciones, cesárea o ligación posterior las trompas, la paciente ya esta anestesiada lo cual permite un ahorro de tiempo y una mas rápida actuación médica.

Riesgos

  • Como en cualquier técnica invasiva, la anestesia epidural conlleva ciertos riesgos, derivados tanto de la tenencia de punción como de las sustancias que introducen en el organismo:
  • Ralentización del parto o incluso la detención del proceso, si esto ocurre es necesario administrar oxitocina.
  • Bajada de la tensión arterial
  • Disminución de la capacidad de la mujer para pujar o de hacerlo en la dirección correcta debido a la pérdida de sensibilidad.
  • Necesidad de sondajes vestales por la desensibilización de la vejiga
  • Dolores propios de la punción, derivados de la propia técnica
  • Cefalea postpunción, que puede prolongarse durante días, esta es una de las consecuencias más molestas
  • Alteración de los efectos de la anestesia, en ocasiones la anestesia puede no cumplir totalmente su cometido, dejando zonas fuera de sus efectos haciendo que el dolor se concentre en zonas concretas 

Todo esto, teniendo en cuenta que la técnica se realice de forma correcta, por parte del anestesista, un riesgo que siempre debemos asumir.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *