Cursos de Kinesiotaping

La astenia primaveral

La astenia primaveral es un trastorno que se produce a raíz del cambio horario que coincide con la entrada de esta estación del año. No te preocupes porque no se trata de un problema grave, sino tan solo de una condición pasajera que en pocos días desaparecerá.

Antes de empezar a describir cuáles son los síntomas de la astenia primaveral, resulta fundamental aclarar que no se trata de una enfermedad, sino de un trastorno temporal provocado por alteraciones en el entorno. Tal como apunta el término primaveral, se produce coincidiendo con la llegada de esta estación del año y, a su vez, con el cambio horario que se realiza a finales de marzo.

Así pues, una parte importante de la población se ve afectada por la astenia primaveral debido a diversos factores como son:

  • Aumento de la temperatura atmosférica
  • Cambios en los niveles de humedad
  • Alteraciones de la presión atmosférica
  • Dormir una hora menos por el cambio de hora y variación en el horario de las tareas cotidianas.

Estos hechos y algunos otros provocan que nuestro organismo requiera de un proceso de adaptación al nuevo horario y clima que puede conllevar un cierto malestar general y una determinada sintomatología que a continuación detallaremos.

De este modo, con la llegada oficial de la primavera, pueden aparecer síntomas como:

  • Fatiga y cansancio generalizado
  • Somnolencia
  • Aturdimiento
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para la concentración
  • Dolor de cabeza
  • Disminución de la libido
  • Irritabilidad

Así como también es posible que algunas personas presenten algunas otras molestias causadas por este síndrome directamente relacionados con el cambio de hora y la nueva estación.3

Sin embargo, cabe destacar también hay quienes presentan síntomas similares en otros cambios de estación como la entrada del otoño. Y es que el motivo principal de que nos sintamos así es que nuestro cuerpo se ve obligado a acostumbrarse a unas condiciones nuevas de temperatura y luz ambiental, así como que el reloj biológico se adapte a las nuevas condiciones horarias.

En la mayoría de ocasiones no se requiere visitar al médico para tratar la astenia primaveral, puesto que —como apuntábamos— no es una enfermedad o afección. Aun así, existen determinadas recomendaciones que podemos llevar a cabo para aminorar las molestias que se producen en dicha época del año.

Con información de https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *