Cursos de Kinesiotaping

La sesamoiditis, causas y tratamiento

La sesamoiditis se produce principalmente por un traumatismo directo en la zona del hueso sesamoideo. Suele ser frecuente ver a deportistas como jugadores de fútbol o bailarines que aterrizan mal sus saltos (y el impacto lo recibe justo el hueso sesamoideo, por lo que se inflama).

Pero además los microtraumas repetitivos (como sucede en las personas que practican o a las que les gusta el jogging o running, en los que la presión y fricción constantes del hueso sesamoideo lesiona al mismo) y los trabajos prolongados en superficies duras pueden provocar esta patología.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas principalesde la sesamoiditis son rigidez y dolor en el dedo del pie. La persona con sesamoiditis tiene la sensación de que camina con una piedra en el calzado, además de no soportar estar de pie o caminar largas distancias debido a que el dolor bajo el dedo gordo empeora; hecho que a su vez puede empeorar con un calzado que no sea el adecuado a la talla de la persona.

Una persona con sesamoiditis adopta una manera de caminar diferente para evitar el dolor: intenta apoyar el antepié lo menos posible para reducir el peso sobre el dedo gordo. Si el origen de la sesamoiditis fue un trauma severo, se puede presenciar enrojecimiento, hinchazón y aumento de la temperatura en el área (característico de la presencia de inflamación).

Diagnóstico

A pesar de que el hueso sesamoideo es pequeño, la recopilación de los signos y síntomas junto con las imágenes que se pueden apreciar en una radiografía o una resonancia magnética pueden determinar la presencia de una sesamoiditis. Es necesario que el diagnóstico sea preciso, ya que la sesamoiditis se puede confundir con patologías como una bursitis plantar, tumores, síndrome del túnel del tarso o fascitis plantar.

Tratamientos

La sesamoiditis es una patología que se soluciona, pero muy lentamente. Puede tardar hasta 6 meses resolver una sesamoiditis. Es necesario que la persona que la padece sea extremadamente paciente para recuperarse en su totalidad.

Por lo general el médico indica drogas antiinflamatorias para disminuir la inflamación, y en seguida remite a la persona al fisioterapeuta.

El fisioterapeuta buscará disminuir el dolor y la inflamación a través de la utilización de frío (crioterapia), corrientes eléctricas y ultrasonidos; inmovilización del antepié o empleo de órtesis (una órtesis que mantenga un acolchonamiento debajo del dedo gordo puede ayudar a aliviar el dolor). También se le recomienda a la persona que evite las actividades repetitivas que pudieran estar generando la sesamoiditis.

En el caso de que ningún tratamiento funcione es posible practicar inyecciones de algún anestésico esteroideo funciona para aliviar el dolor. Como último recurso se utiliza la cirugía, aunque muchos médicos afirman que los resultados no son buenos con esta última opción.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *