Cursos de Kinesiotaping

Masaje ayurvédico

La ayurveda es una palabra formada por los términos «duración de vida» y conocimiento». Se trata de un antiguo remedio tradicional indio que se centra tanto en el cuerpo como en la mente, como medio para solucionar problemas relacionados con ambos. Según esta filosofía, existen tres elementos presentes en un individuo y que se combinan haciéndolo único: fuego, aire y tierra.

Este masaje permite encontrar la solución mediante la valoración del problema del paciente por parte del terapeuta, generando un trato individualizado que le caracteriza y ha supuesto su éxito. Según la conclusión que extraiga el terapeuta, aplicará el masaje ayurvédico más adecuado.

La medicina ayurveda se basa en la importancia que esta da a la interacción y el equilibrio entre la mente, cuerpo y espíritu. La armonía entre estos tres elementos depende de la energía de cada persona y, es por eso, que la ayurveda trata de contribuir a que el individuo se sienta bien a través de los masajes. Los masajes ayurvédicos no solo alivian dolores, sino que actúan como medicina preventiva al mejorar la circulación, fortalecen el sistema linfático y limpian y revitalizan el cuerpo.

La interacción entre el paciente y el terapeuta es fundamental, tanto para una buena comprensión del problema por parte del terapeuta, como para que este pueda aplicar el tratamiento más adecuado a través del masaje ayurvédico. Como consecuencia, la atención personalizada es básica para poder aumentar las probabilidades de éxito en el tratamiento. Cuando el terapeuta tiene claro cuál es el problema del paciente, es hora de elegir el tipo de masaje ayurvédico que se llevará a cabo y los aceites que se aplicarán.

Dentro de la ayurveda, existe gran variedad de aceites que pueden ser utilizados en los masajes ayurvédicos. Es por eso, que la elección del aceite adecuado es fundamental para poder tratar los problemas del paciente. Entre los diferentes aceites disponibles se distinguen dos grandes grupos: los aceites base y el resto de aceites. Mientras los aceites base son los más importantes en el tratamiento, los otros sirven como complemento. Algunos aceites que se aplican en la piel, llegan a las capas más profundas a través del masaje ayurvédico. Muchos de los aceites utilizados son: aceite de sésamo, aceites de coco, almendra, girasol o ricino. En cualquier caso, los aceites empleados no deben contener ningún tipo de sustancia química, sino que deberían ser completamente biológicos.

El elemento que diferencia a este masaje de cualquier otro es su consideración de la energía presente en el cuerpo humano en el tratamiento. En la ayurveda, las problemas de energía se denominan doshas y son tratados a través de los masajes ayurvédicos. Dentro de estos problemas relacionados con la energía o doshas, existen diferentes tipos en función de la relación del mismo con una determinada parte del cuerpo. Asimismo, los problemas relacionados con el sistema nervioso central se denomina vata. Algunos de los beneficios que se obtienen con el masaje ayurvédico son:

  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Incrementa la flexibilidad muscular.
  • Ayuda a equilibrar la energía del paciente con el cuerpo, mente y espíritu.
  • Mejora la circulación sanguínea y rejuvenece la piel.
  • Elimina el estrés y relaja el sistema nervioso, por lo que el paciente se muestra mas relajado.

Cada sesión tiene una duración de una hora y media aproximadamente, aunque la conversación previa entre paciente-terapeuta también requiere de tiempo que se debe añadir.

Antes de empezar la sesión de masaje ayurvédico, se deben tener en cuenta diferentes factores a través de la comunicación entre el paciente y el terapeuta, entre los que se encuentran: piel, metabolismo, sueño, etc. Tras la conversación paciente-terapeuta, este último evalúa los problemas de energía o doshas y determina el tipo de aceite que aplicará para tratarlos así como la presión que aplicará en el masaje ayurvédico.

Como hemos explicado anteriormente, la mente es un factor fundamental, por lo que el terapeuta anima a dejar la mente en blanco y a alejarse de cualquier pensamiento que pueda influir en la relajación. El ambiente tiene que ser el adecuado, por lo que la luz no debe ser intensa, la temperatura debe ser agradable para que el paciente pueda sentirse cómodo y se utiliza música para estimular la relajación. Como podemos observar, hay varios factores que intervienen en el éxito de un buen masaje ayurvédico: unos dependen del paciente, otros del terapeuta, mientras que algunos son elementos externos como la música y la temperatura.

Con información de https://belleza.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *