Cursos de Kinesiotaping

Pielonefritis, alteración de las vías urinarias

Se utiliza el término pielonefritis para referirse a una alteración que afecta a las vías urinarias superiores. De esta manera, se produce una infección en esta región que normalmente alcanza la pelvis y la parénquima renal.

Además, suele empezar a desarrollarse en la uretra o en la vejiga y más tarde se extiende hasta llegar a los riñones. Por otra parte, las infecciones en las vías urinarias inferiores suelen presentarse con más frecuencia que esta clase de trastornos.

En muchos problemas médicos podemos aplicar un criterio de clasificación en función de su duración. La pielonefritis puede generarse de forma súbita y en un periodo de tiempo reducido. Sin embargo, la infección puede mantenerse a lo largo del tiempo, dificultando su tratamiento y la calidad de vida del paciente.

En cualquier caso, será el médico quien deba identificar los síntomas más característicos de este problema. De esta manera, comprobando las circunstancias del paciente y del propio trastorno, se podrá elegir el tratamiento más adecuado en cada caso.

Causa

Al tratarse de una infección, tiene su origen en la proliferación de microorganismos patógenos. En este caso, la mayoría de los casos clínicos se encuentran relacionados con una infección de origen bacteriano.

Por otra parte, también puede estar causada por la presencia de microorganismos resistentes a ciertos tipos de medicamentos u otras especies con menor frecuencia.

Síntomas

Normalmente, cuando un paciente desarrolla algún tipo de cambio o problema médico experimenta ciertos síntomas. El análisis de esas señales guiará al equipo de expertos a identificar correctamente la causa del trastorno. En cualquier caso, entre los síntomas más frecuentes de la pielonefritis podemos encontrar:

  • Fiebre que puede variar en cuanto a intensidad.
  • Escalofríos o temblores en distintas zonas corporales.
  • Náuseas y vómitos.
  • Inapetencia. Se refiere a la disminución del apetito que puede provocar la reducción de peso corporal en un periodo de tiempo reducido (sin proponérselo).
  • Cefalea o dolor de cabeza intenso.
  • Fuertes molestias en la zona lumbar que pueden llegar a extenderse a otras regiones como el abdomen e incluso la ingle.
  • Escozor e incomodidad al orinar. Además, se expulsa una cantidad de orina menor que en condiciones normales. También el paciente puede sentir que no haber completado la micción o la necesidad urgente de acudir al servicio.
  • Alteraciones en las características de la orina. Por ejemplo, presenta una cantidad de sangre, pus, una tonalidad y olor distintos, etc.

Con información de https://mejorconsalud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *