Cursos de Kinesiotaping

Pilates en el proceso rehabilitador o preventivo

Al igual que cuando comenzamos a caminar, desarrollamos procesos cognitivos para el control de ciertos movimientos, como mantener el equilibrio, abrir la base de sustentación o avanzar con pequeños pasos. Igualmente, en Pilates requerimos de la práctica y la concentración para convertir un movimiento sistematizado en un movimiento automático. 
Este proceso se divide en tres fases:

Fase cognitiva: la cual consiste en entender el movimiento, desarrollar el patrón respiratorio, y desarrollar conceptos durante la ejecución que permitan centrarse en la dinámica del movimiento, y  uso de claves visuales como retroalimentación, mediante demostraciones y repeticiones del movimiento hasta lograr el correcto.

Fase asociativa: desarrolla los movimientos más coordinados junto con el adecuado control abdominal y conciencia del movimiento.

Fase automática: es donde la coordinación y calidad del movimiento se realiza de forma automatizada, y con el adecuado reclutamiento de las áreas centrales corporales. En este momento hemos logrado un movimiento automático casi inconsciente.

¿Qué beneficios tiene el Pilates en mi proceso rehabilitador o preventivo?

Primero, como mencionamos antes, éste tipo de actividad te convierte cien por ciento participe de la realización de los ejercicios, esto quiere decir que no se trata para nada de una terapia pasiva, a diferencia de otras herramientas utilizadas en rehabilitación.
En segundo lugar podemos decir que Pilates, impartido de forma personalizada, es una actividad que beneficia nuestra funcionalidad en las actividades de la vida diaria, la fluidez y el control de los movimientos permite que las acciones de nuestro día a día requiere, se conviertan en movimientos mecánicos, a partir de un patrón consciente, que ayudan a evitar actitudes corporales lesivas.

El método Pilates bien enfocado, y aplicado por un especialista permite reeducar al cuerpo, ayuda al mantenimiento de la postura adecuada para una buena estabilidad articular por parte de la musculatura estabilizadora primaria y el trabajo excéntrico que permite un mejor fortalecimiento de musculatura estática.

En base a lo anterior es importante destacar que el método Pilates con fines terapéuticos, debe de ser aplicado por profesionales, especialistas certificados en el método, además de ser fisioterapeutas,  kinesiólogos o especialistas licenciados en área de la salud.  No cualquier instructor puede utilizar éste método con dichos fines, ya que los ejercicios del método tradicional deben ser modificados y adecuados a las necesidades de cada paciente, y las sesiones deben de ser totalmente personalizadas.

En conclusión, con todo lo anteriormente expuesto se puede evidenciar lo efectivo que son los ejercicios de Pilates como ejercicios preventivos y de rehabilitación. El método Pilates es un método amigable que puede ser realizado por casi todas las personas y que trae una variedad de beneficios que hacen imposible de negar su eficacia a la hora de ser utilizado como método de rehabilitación o de prevención de lesiones. Además de eso el método Pilates permite un enfoque individual y personalizado según las necesidades de cada persona.

Solo debo recordarte que no es recomendable hacerlo sin una supervisión profesional, debido a que los ejercicios deben ser realizados adecuadamente para que logren los resultados esperados. Asimismo solo un profesional será capaz de diseñar y adaptar los ejercicios según las condiciones individuales de cada persona.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *