Cursos de Kinesiotaping

Psoriasis, causas y tratamiento

La psoriasis en el cuero cabelludo es una dermatosis inflamatoria crónica y recidivante. Se caracteriza por la presencia de placas eritematosas delimitadas y con descamación blanca. Las placas se suelen localizar en las zonas flexoras de los miembros y en el cuero cabelludo.

Causas

 Se considera una enfermedad de gran variabilidad clínica y por ese motivo, depende de la combinación de diferentes factores.

Factores genéticos e inmunes

Hay estudios que demuestran la prevalencia de psoriasis en familiares de los afectados.  Sin embargo, el desarrollo de la inmunología celular indica la implicación de los leucocitos en la patogénesis de la enfermedad.

Factores ambientales

Existen varios factores que se relacionan con el inicio o brote, en particular en personas genéticamente predispuestas. Entre estos factores se incluyen:

Asimismo, cualquier irritación de la piel puede originar la aparición de lesiones psoriásicas. La estimulación como el rascado o presión de la ropa puede originar o agravar lesiones existentes.

Fármacos

En cuanto a los fármacos que pueden desencadenar o agravar la psoriasis se encuentran las sales de litio, los betabloqueantes, antipalúdicos y la suspensión brusca de tratamientos con corticoides.

Obesidad y tabaquismo

Otro factor importante a tener en cuenta es la obesidad. La relación entre psoriasis y obesidad es bidireccional. La obesidad predispone a la psoriasis y la psoriasis favorece la obesidad. En lo que respecta al consumo de tabaco, la inhalación crónica de humo altera muchos procesos inflamatorios, incluyendo la respuesta inmune.

Factores infecciosos

Existe una relación entre la infección por estreptococos beta hemolíticos del grupo A y las personas que presentan un primer brote de psoriasis. Especialmente cuando el brote aparece en la orofaringe.

Síntomas

La psoriasis en el cuero cabelludo presenta un amplio abanico de síntomas. Existe una gran variabilidad entre las personas que la padecen, incluso en una misma persona.

El aspecto puede variar desde pápulas hasta grandes placas descamativas. Por lo general no generan alopecia. La zona donde aparecen las placas con mayor frecuencia, es la región occipital pudiendo alcanzar la frente.

El picor no es un síntoma característico. Sin embargo, el rascado de las escamas puede dar lugar a sangrados. El diagnóstico de la psoriasis del cuero cabelludo se basa en la presencia de placas eritematosas con escamas.

Para evaluar la gravedad de la psoriasis se emplean criterios morfológicos. Uno de ellos es el psoriasis area and severity index. Este indice permite medir la extensión de las lesiones, el grado de eritema y escamas.

Tratamiento

No obstante, al tratarse de una patología crónica, el objetivo es el control de la psoriasis del cuero cabelludo. La afectación de esta zona es frecuente y de difícil tratamiento.

Tratamiento tópico

El pilar básico del tratamiento es el tratamiento tópico. Los tratamientos clásicos incluyen:

  • Emolientes: se utilizan en combinación con el tratamiento farmacológico. Ayudan a mantener la hidratación y el buen estado del estrato corneo de la piel. En este grupo se encuentran la urea al 20%, la vaselina y la glicerina.
  • Queratolíticos: se emplean para eliminar las placas rugosas.Además, favorecen la absorción de otros productos tópicos. Se suele emplear el ácido salicílico en champús y aceites capilares. Otros queratolíticos empleados son la urea al 10-30%, el ácido rectifico, el azufre y la keluamida.
  • Brea de hulla: la brea de hulla reduce el grosor de la epidermis. Está indicada en niños y cuando hay placas estables. Aunque no presenta toxicidad sistemica, puede ser irritante.
  • Corticoides tópicos: es el tratamiento de primera elección en casos leves. Poseen acción antiinflamatoria e inmunosupresora.

Tratamiento sistémico

Se emplea en los casos en los que el tratamiento tópico no responde de forma satisfactoria. Entre los fármacos se incluyen:

  • Metotrexato: este fármaco esta indicado en las formas moderadas y graves de la psoriasis.
  • Ciclosporina: es un imunosupresor que inhibe la producción de anticuerpos T-dependientes.
  • Acitretina: es un derivado de la vitamina A. Presenta un efecto inhibidor de la psoriasis, incluso de los trastornos queratolíticos.

Con información de
https://mejorconsalud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *