Cursos de Kinesiotaping

Quiste de Baker, causas y tratamiento

Aunque a muchas personas le pueda sonar extraña la frase “quiste de Baker” , éste no es otra cosa que un derrame del líquido sinovial procedente de la cápsula articular, que se acumula en la parte posterior de la rodilla.

Como consecuencia de algunas lesiones en las rodillas puede aparecer el quiste de Baker. Las causas más frecuentes son: rodillas con artrosis, rodillas con artritis reumatoidea, rodilla con derrame de cualquier origen (menisco, ligamento, cartilago y sinovitis).

Los síntomas del quiste de baker son un bulto en la parte posteromedial de la rodilla, por lo general no es doloroso pero si dificulta flexionar la rodilla de forma normal. El resto de los síntomas percibidos por el paciente son debidos al problema base que realmente está creando al quiste de Baker. Por eso, el verdadero tratamiento para el quiste de Baker consiste en tratar la lesión base.

Causas

La causa de su aparición suele ser debido a:

Traumatismos en la articulación

Los golpes en la articulación producen la salida del líquido sinovial por ejemplo, tras lesiones deportivas como las roturas de ligamentos o de meniscos, o bien por un posible desgaste del cartílago articular. Suele ser frecuente sobre todo en personas jóvenes.

Procesos inflamatorios o degenerativos

La pérdida de las propiedades de los tejidos los vuelve más inestables y expuestos a mecanismos lesivos. Suele ser más habitual en personas de edad más avanzada, que presentan signos de artrosis o artritis reumática. Esto no quiere decir que una artrosis o una artritis reumática no puedan ir acompañadas de traumatismos, pues la edad también es un factor predisponente.

Síntomas

Por lo general se consiguen las siguientes anomalidades:

  • Masa posterior en la rodilla
  • Dolor, sobre todo al realizar la flexoextensión de la rodilla. No suele ser un dolor excesivo ni incapacitante, pero es bastante molesto y da sensación de «compresión» en la parte posterior de la pierna, sobre todo en el hueco poplíteo, en la zona de inserción de la musculatura isquiotibial e incluso en los gastrocnémios.
  • Puede haber compresión del paquete vasculonervioso, por lo que no sería raro encontrar algún síntoma asociado.
  • En caso de que se rompa el quiste puede aparecer un hematoma e inflamación por toda la zona de la pantorrilla. Si se ha producido la rotura del quiste sería necesario hacer un diagnóstico diferencial con una trombosis venosa profunda, pues un coágulo también podría dar características similares.
  • En exámenes imagenológicos se observa la masa anormal en la rodilla.pr

Complicaciones

Si el quiste de Baker crece excesivamente, el dolor en consecuencia será mucho mayor y además provocará edema de los miembros inferiores, sobre todo en aquellos casos donde existe una compresión de alguna vena adyacente interrumpiendo el flujo normal de sangre hacia las piernas. Además, el crecimiento del quiste de Baker aumenta la posibilidad de que este se rompa y derrame el líquido que lleva por dentro, pudiendo entonces confundirse con una trombosis venosa profunda. El rompimiento del quiste provocará una reacción inflamatoria en la región de la pantorrilla que presentará un cuadro aún más doloroso.

Tratamiento

El tratamiento fisioterapéutico será en este caso, básicamente antiinflamatorio, con la finalidad de disminuir la presión que ocasiona el quiste en las estructuras cercanas. Para tratar la infamación se utilizará agentes físicos como: crioterapia o corrientes eléctricas.

Pero el tratamiento del quiste de Baker realmente se enfocará en tratar la causa que originó el quiste, ya que, si no se soluciona, muchas veces el quiste puede reaparecer.

Además, se buscará el fortalecimiento de los músculos que se originan en la zona posterior de la rodilla (tríceps sural) y la musculatura que viene por la parte posterior del muslo (isquiotibiales). Se realizarán estiramientos de toda esta musculatura y también ejercicios de fortalecimiento.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *