Cursos de Kinesiotaping

Tratamiento adecuado para un Pinzamiento Femoroacetabular

Una vez realizado el diagnóstico y tomando en cuenta la gravedad de la lesión en que se encuentra el Pinzamiento, se podrá decidir cuál será el tratamiento adecuado; ahora bien en dado caso que la lesión sea muy leve y el dolor no sea limitante para las actividades del paciente, sería buena opción un tratamiento conservador. Básicamente consistirá en administrar antiinflamatorios e indicar realizar fisioterapia donde tendrán como objetivo los siguientes puntos:

En algunos casos leves con evolución más lenta puede además realizarse una infiltración intraarticular con ácido hialurónico y corticoides.

Por otra parte si las lesiones anatómicas son claras, rotura del labrum en el acetábulo, alteraciones del cartílago articular, deformidad del cuello femoral y otras, la mejor solución es una intervención quirúrgica.

La cirugía que se llama Osteoplastia Femoroacetabular u Osteocondroplastia Femoroacetabular, consiste en la resección (eliminación) de los elementos causantes del Pinzamiento Femoroacetabular y remodelación anatómica de la articulación. Este procedimiento puede realizarse mediante 3 técnicas diferentes: Técnica de Ganz, Técnica mini-invasiva anterior y Técnica artroscópica.

Tratamiento Fisioterapéutico en el Pinzamiento Femoroacetabular

Una vez realizada la cirugía el paciente debe iniciar fisioterapia de una forma precoz. Las primeras semanas deberá caminar con muletas, con la extremidad operada en descarga según indicaciones del cirujano (pueden ser hasta 6 semanas).

Los objetivos principales del tratamiento de fisioterapia son:

  • Control de los síntomas tras la cirugía (dolor, inflamación).
  • Recuperar el rango de movimiento de la cadera (balance articular).
  • Aumentar la fuerza muscular.
  • Control de la cicatriz.
  • Reeducación de la marcha.
  • Recomendaciones para las AVD y prevención.

Se indica movimientos pasivos continuos (con flexión limitada a 70°) con el fin de impedir la formación de adherencias intraarticulares. A medida que se van cumpliendo los tiempos de reparación de los tejidos es necesario incluir ejercicios para mejorar la estabilización lumbar, fortalecimiento de la musculatura de los miembros inferiores y abdominales, por otra parte se agregan ejercicios para estimular la propiocepción y mejorar el equilibrio.

Su fisioterapeuta le indicará los movimientos y actividades diarias que debe evitar en las primeras semanas tras la operación, tomando con mayor punto de importancia el uso de los dispositivos de ayuda como el bastón o la andadera (dado el caso). Las primeras semanas debe evitarse la flexión activa de cadera e hiperextensión de cadera. Queda totalmente prohibido durante las primeras semanas del postoperatorio los ejercicios que requieran de hacer sentadillas.

Con información de
https://www.fisioterapia-online.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *