Cursos de Kinesiotaping

Tratamiento para la depresión endógena

La depresión es un trastorno que tiene como característica principal un sentimiento de tristeza de gran intensidad. Existe lo que se denomina  “depresión reactiva”, que es generada por una reacción extrema frente a un acontecimiento externo, como puede ser un accidente o la muerte de un ser querido, éste tipo depresión es normal frente a dichos acontecimientos.

Pero también existe lo que llama “depresión endógena”, que aparece sin motivo externo aparente, y tiene una causa biológica. Quiénes la padecen son invadidos por un sentimiento desmedido de tristeza y melancolía, tienden a perder el apetito, les cuesta dormir, entre otras cosas. Si bien es un estado difícil de tratar dadas las características de los síntomas, no es imposible.

Concurre a un médico especialista. Éste tipo de depresión endógena, generalmente, no se puede sobrellevar sin la intervención de un médico especialista. Será él quién indique los pasos médicos a seguir, y seguramente también propondrá el consumo de antidepresivos como complemento del tratamiento.2

Realiza ejercicio. Cómo en todos los trastornos relacionados con el estado anímico, el ejercicio es el mejor aliado. Éste promueve la liberación de endorfinas, la hormona relacionada con la alegría y felicidad. Salir a caminar, a correr, andar en bicicleta diariamente, son algunos de los ejercicios recomendados en estos casos.

Modifica los hábitos alimenticios. Como siempre, una buena alimentación es fundamental para que tu organismo funcione al 100%. Si bien, durante el período de depresión sueles no tener apetito, trata de comer cada cuatro horas.

Además de las cuatro comidas básicas, entre una y otra, trata de comer alguna fruta. Es necesario que tu cuerpo tenga todos los nutrientes necesarios para combatir la depresión endógena. Se recomienda el consumo de vitamina C, que se pueden encontrar en los cítricos, en algunos vegetales y en los frutos secos. También ácido fólico, que se encuentra en la zanahoria, los tomates, y en las manzanas.

Haz acupuntura. Expertos del tema recomiendan este tipo de técnica milenaria, ya que se trabaja fundamentalmente con la energía del cuerpo. Puede haber energía bloqueada o baja energía en ciertas zonas, siendo importante su liberación o el aumento de la misma, para que la energía fluya naturalmente.

Practica meditación. Las técnicas de relajación y respiración tienen efectos muy positivos en estos tipos de enfermedades. Es importante liberar tensiones y tratar de que tu cuerpo recupere el equilibrio.

Trata de apoyarte en tus seres queridos. Es fundamental confiar en ellos y dejarlos ayudar. Si necesitas hablar con alguien, hazlo. Muchas veces hablar la situación nos ayuda a entenderla y a querer cambiarla. El cambio parte de ti.

Trata de escribir en una hoja tus sentimientos, sácalos fuera. Escribe cómo te sientes y todo lo que piensas. Desahógate. Luego, léelo, trata de pensar en todas las cosas positivas que tienes, aférrate a ese pensamiento positivo.

Realiza actividades nuevas. Trata de implementar en tu rutina alguna actividad que te guste o algún hobbie, algo que genere en ti placer. Si no encuentras nada que te entusiasme, planea algo distinto como visitar un amigo, leer un libro, ir al parque.

Con información de
https://salud.uncomo.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *