Cursos de Kinesiotaping

Tratamiento para la enuresis nocturna

La enuresis nocturna representa un problema incómodo para niños y padres. Aunque se considera normal en menores de cinco años, puede persistir en edades posteriores, haciéndose crónica. En nuestro artículo te explicaremos cómo tratar adecuadamente este trastorno.

¿En qué consiste?

La enuresis es el término médico que se da a la emisión involuntaria de orina. Puede darse durante el día, tratándose de enuresis diurna, o, lo más común, durante la noche, tratándose de enuresis nocturna.

Este trastorno es muy común en niños pequeños, afectando a un 12 % de los niños de 6 años y a un 7% de los niños de 10 años. Afecta más a los varones y suele desaparecer en la adolescencia. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de casos el trastorno continúa y afecta a jóvenes de más de 20 años de edad, ocasionando diversos problemas sociales y psicológicos en ellos.

La micción inconsciente es un fenómeno normal que ocurre en ciertas etapas del desarrollo de los niños. La mayoría de los niños, no son capaces de controlar su vejiga y esfínter vesical antes de los 3 años de edad. Durante esta etapa, la enuresis no se considera una enfermedad ya que es una condición fisiológica normal, debida a la inmadurez .

Sin embargo, a partir de esta edad, los niños van aprendiendo a tomar control sobre su vejiga,detectando cuando esta está llena y controlando el acto de orinar. No obstante, el control nocturno es más difícil y lento de alcanzar, por ello, son muy comunes, en niños de hasta 6 años, los episodios nocturnos de “mojar la cama”.

Frecuencia considerada para el diagnóstico

Actualmente, no existe unanimidad en los criterios diagnósticos de la enfermedad, basados en la frecuencia de los episodios.

Así, para diagnosticar enuresis en un niño, los criterios van desde dos noches por semana en las que se moja la cama, a una noche por semana o incluso 4 noches al mes. En cualquier caso, para lograr un buen diagnóstico y un correcto tratamiento posterior es necesario valorar individualmente cada caso.

Así, el tratamiento y los criterios de frecuencia de los episodios no serán los mismos en niños menores de 5 años, en los que el fenómeno se considera normal, que en niños adolescentes, en los que un único episodio puede ser suficiente para denotar la existencia de un problema.

Causas

Casi siempre, el trastorno se debe a únicamente a que el niño, mientras duerme, no tiene el suficiente control sobre su vejiga para detectar que está llena, no es consciente, y se micciona involuntariamente.

En un bajo porcentaje de casos, el fenómeno está relacionado con la existencia de otro tipo de enfermedades, tales como la diabetes o problemas en el aparato urinario. En estos casos, la enuresis también se da durante el día (enuresis diurna) y en tratamiento será muy diferente.

Tratamiento

En muchos de los casos, la situación no requiere de ningún tratamiento en sí. Cuando se da en niños menores de 5 años, se considera un problema normal y pasajero que va disminuyendo a medida el niño crece.

Sin embargo, existen ciertas pautas que pueden seguirse para ayudar al niño y disminuir los episodios. Dichas pautas conforman en realidad un tratamiento conductual, en el que se trata de explicar el porqué del problema, tanto a los padres como al niño, a fin de minimizar el trastorno.

Algunos de los consejos que pueden seguirse son:

  • Explicar al niño que no tiene por qué sentirse avergonzado de la situación. Hacerle ver que es una condición normal debida al retraso en la maduración del sistema urinario.
  • No reñir ni avergonzar al niño.
  • No despertar al niño por la noche para que orine ni restringirle la toma de líquidos.
  • Se aconseja implantar un horario para hacer pis, que ayudará al niño a tener control sobre la micción.
  • Explicar al niño que debe beber más líquidos durante el día, pero reducirlos a medida se acerca la noche.
  • El uso de pañales está contraindicado, por confundir al niño e impedir que aprenda a controlar su micción.

Solo en aquellos casos más extremos se puede llevar a cabo un tratamiento farmacológico. En estos casos, los medicamentos utilizados estarán destinados a disminuir las ganas de orinar (antidiuréticos) o a controlar el sueño.

En conclusión, aunque la enuresis nocturna es común en niños pequeños, es importante prestarle atención. Las terapias conductuales y el constante apoyo familiar es determinante para superarlo.Además, es importante revisar cada caso con un profesional, para determinar si esconde otros problemas.

Con información de
https://mejorconsalud.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *