Cursos de Kinesiotaping

Tratamiento para la próstata inflamada

Para diagnosticar una prostatitis, el médico puede utilizar varios métodos. El más común es realizar un tacto rectal, ya que, por su situación, es la mejor manera de palpar la glándula y hacerse una idea del tamaño y condición de la próstata.

También pueden pedirte un análisis de orina que puede determinar la fuerza de la orina y si esta presenta bacterias o no. El médico puede considerar necesario usar también un diagnóstico por imágenes, ya sea mediante rayos x, una cistoscopia (un tubo con una cámara que se introduce en la vejiga) o un sonograma rectal.

El tratamiento de la próstata inflamada suele realizarse mediante medicamentos y, en los casos más graves, cirugía.

Los medicamentos usados suelen ser antibióticos que ayuden a atacar la infección y antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina, ibuprofeno, etc., para aliviar los síntomas. En algunas ocasiones, también se usan los llamados bloqueadores alfa-adrenérgicos que ayudan a relajar los músculos de la glándula prostática, aunque no son efectivos en todos los hombres.

La intervención quirúrgica no suele darse de primeras, sino más bien se ofrece cuando los medicamentos no actúan en la prostatitis y la próstata está muy inflamada. En este caso, se acude a una intervención mediante la cual se extrae parte de la glándula. Esta operación puede conllevar algunos efectos en la fertilidad del hombre, que puede verse afectada, o eyaculación retrógrada, que significa que el semen va hacia la vejiga durante la eyaculación.

Remedios caseros para la próstata inflamada

Además del tratamiento médico, hay algunas cosas que puedes hacer tanto para prevenir como para sobrellevar esta dolencia.

Aunque no lo creas, la dieta es una parte muy importante para mejorar esta dolencia.Te vamos a dar algunos consejos que pueden servirte de ayuda:

  • Es muy importante evitar sustancias que irriten la vejiga como el alcohol, la cafeína los jugos cítricos o los alimentos picantes.
  • Al tratarse de un problema que afecta a la orina, una medida imprescindible es beber mucho líquido al día, al menos 2 litros de agua. Esto es algo que todos deberíamos hacer, pero si además padeces este tipo de infección, es una medida necesaria. Con esto, se consigue orinar con mayor frecuencia limpiando los conductos y expulsando las bacterias.
  • Los alimentos ricos en vitamina E son antiinflamatorios y, por lo tanto, ayudan a prevenir. Por ejemplo los frutos secos, verduras de hoja verde o legumbres.
  • Es muy importante controlar el colesterol ya que afecta en gran medida a la prostatitis.

Además de la dieta, te mostramos algunos remedios naturales para la próstata inflamada que pueden funcionarte:

  • Polen. Una cucharada de polen de abeja al día es un buen reconstituyente y preventivo de la prostatitis. Actúa como regulador de las funciones orgánicas y ayuda a desintoxicar.
  • Baños de asiento. Los baños tibios en un asiento o bañera pueden ayudar con el dolor. Prepara una bañera o bidé con agua tibia y sumérgete unos 20 minutos. Puedes añadir algunas hojas de tomillo o cola de caballo que reducen la inflamación.
  • Ortiga y diente de león. Ambos tienen propiedades diuréticas y ayudan a vaciar la vejiga sin esfuerzo. Puedes preparar una infusión hirviendo 5 gramos de cada uno de estos componentes en un litro de agua. Eso sí, como recomendación hay que tomar solo un vaso al día.

Este tratamiento natural de la próstata inflamada no sustituye en ningún caso el tratamiento médico impuesto por tu doctor, por lo que no dejes de seguir sus indicaciones. Pueden servirte como remedios complementarios.

Con información de
https://salud.uncomo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *